Inicio > NOTICIAS > Noticias 2005 / 2006 > Uso Pacífico de la Energía Nuclear en Chile

Uso Pacífico de la Energía Nuclear en Chile

{mosimage}A nivel mundial el uso pacífico de la energía nuclear para resolver los problemas energéticos se instala en los años cincuenta, con la puesta en operación de la primera central en Calder-Hall, Inglaterra.
En esa misma década, Chile participó en el programa Átomos para la Paz y más tarde creó la Comisión Nacional de Energía Nuclear en 1964, incorporando al país el uso pacífico de esta tecnología. Un año más tarde la Ley 16.319 oficializó el nombre de la institución como Comisión Chilena de Energía Nuclear, conocida nacionalmente con la sigla CCHEN.

{mosimage}A nivel mundial el uso pacífico de la energía nuclear para resolver los problemas energéticos se instala en los años cincuenta, con la puesta en operación de la primera central en Calder-Hall, Inglaterra.
En esa misma década, Chile participó en el programa Átomos para la Paz y más tarde creó la Comisión Nacional de Energía Nuclear en 1964, incorporando al país el uso pacífico de esta tecnología. Un año más tarde la Ley 16.319 oficializó el nombre de la institución como Comisión Chilena de Energía Nuclear, conocida nacionalmente con la sigla CCHEN.
La Comisión Chilena de Energía Nuclear es una institución del Estado chileno de carácter altamente técnico y especializado, cuyo ámbito de acción es el campo de la energía nuclear en todas sus formas, para contribuir al conocimiento en ciencia y tecnología, al bienestar y seguridad de las personas y a la protección del medio ambiente.
La CCHEN es dirigida por un Consejo Directivo integrado por siete miembros representantes del Presidente de la República, de los ministerios de Salud y Minería, del Consejo de Rectores y de los comandantes en Jefe del Ejército, Fuerza Aérea y Armada. Es Presidente de este selecto grupo, el Dr. en física, Roberto Hojman Guiñerman. Las directrices determinadas por este Consejo, son plasmadas por la Dirección Ejecutiva, cargo que ejerce actualmente la ingeniero Loreto Villanueva Zamora.
En el ámbito de política exterior nuestro país, históricamente, ha abogado por la no proliferación de armas nucleares y apoya la acción de la Agencia Internacional de Energía Atómica, de OPANAL -órgano ejecutivo del Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina (Tratado de Tlatelolco)-, y del Tratado sobre No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), así como toda la maquinaria en torno a estos instrumentos como es, por ejemplo, la Conferencia de Desarme. Nuestro país es partidario en el concierto internacional del uso pacífico de la energía nuclear, lo que lo llevó a abogar por un sistema de control y verificación para que la energía nuclear no se use en fines bélicos. La participación de Chile en el terreno del Desarme se ha traducido en su activa incorporación al Tratado sobre Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO), con la instalación de siete estaciones de monitoreo en nuestro territorio, con la posibilidad que se instale una octava.


Abanico de Actividades
Si bien la Comisión Chilena de Energía Nuclear depende administrativamente del Ministerio de Minería, su accionar trasversal constituye un abanico de actividades que redundan en progresos concretos en medicina, minería, agricultura, alimentación y medioambiente, entre otros sectores.
{mosimage}En un apretado resumen, la institución puede exhibir hitos significativos en estos últimos meses. Uno de ellos es el reconocimiento del Organismo Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas, OIEA, a los profesionales del Laboratorio de Metrología Química como Centro Regional de Capacitación para Latinoamérica.
A través de la Sección de Vigilancia Radiológica, en 2004 la Comisión emitió 333 certificados de calidad radiológica para la exportación de 13.500 toneladas de alimentos.
{mosimage}Por su parte, el área de Cooperación Internacional coordina 25 proyectos que involucran a 45 instituciones nacionales y a países americanos, con un aporte promedio del OIEA de 800 mil dólares anuales.
Durante el año recién pasado, se dio término a las pruebas de irradiación en Holanda de un elemento combustible para reactores de investigación, fabricado íntegramente por ingenieros de la CCHEN.
En tanto, el compromiso con una gestión de calidad lo reflejan tres nuevas certificaciones ISO 9001/2000, esta vez a los procesos de producción del radioisótopo tecnecio 99 metaestable y del radiofármaco MDP, servicio de dosimetría personal y servicio de irradiación de la Planta Multipropósito.
Los físicos del Departamento de Plasmas Termonucleares han desarrollado prototipos de equipos en miniatura que realizan el proceso de fusión nuclear, dispositivos que están concebidos para el estudio científico a escala de los eventos físicos que ocurren en un medio como el plasma y que adicionalmente podrían tener aplicaciones tecnológicas en áreas industriales, mineras, agrícolas y medicina. Estos equipos son únicos en el mundo.
{mosimage}Otra área de gran dinamismo es la que produce radioisótopos y radiofármacos y presta servicios relacionados con aplicaciones de radiaciones ionizantes. Los radioisótopos tienen aplicaciones en la industria, minería y agricultura, entre otros sectores. Los radiofármacos son producidos por el reactor nuclear La Reina o el Ciclotrón, y son utilizados por los establecimientos de salud para diagnósticos y tratamientos propios de la medicina de alta especialización.
A lo anterior, se suman más actividades que no tienen otro fin que dar cuenta del profesionalismo de una institución dedicada al fomento, investigación y difusión de la energía nuclear, para aportar al avance de sectores claves para el desarrollo del país.

1 1 1 1 1 Califique este articulo 5.00 (1 Voto)