Inicio > NOTICIAS > Noticias 2010 > 46 ANIVERSARIO DE LA CCHEN: DISCURSO MINISTRA (S) DE ENERGÍA, JIMENA BRONFMAN

46 ANIVERSARIO DE LA CCHEN: DISCURSO MINISTRA (S) DE ENERGÍA, JIMENA BRONFMAN

{mosimage}En la ocasión, la Ministra (s) de Energía visitó la Comisión Chilena de Energía Nuclear y dirigió a sus funcionarios un cordial saludo con motivo de su cuadragésimo sexto aniversario institucional.

.

{mosimage}En la ocasión, la Ministra (s) de Energía visitó la Comisión Chilena de Energía Nuclear y dirigió a sus funcionarios un cordial saludo con motivo de su cuadragésimo sexto aniversario institucional.

 

 

 

 

 

Discurso de la Ministra (s) de Energía

 

  • Señor Presidente del Consejo de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, Dr. Gonzalo Gutiérrez
  • Señores Consejeros
  • Señor Director Ejecutivo, Fernando López
  • Señor Marcelo Zambra, presidente de la Asociación de Funcionarios de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, AFUCOCHEN 
  • Integrantes de la Comisión 
  • Señoras y Señores


Me es grato estar con ustedes cuando se celebran 46 años de la existencia de la Comisión Chilena de Energía Nuclear. Les traigo el cordial saludo del Ministro Ricardo Raineri, quien hubiera querido estar con ustedes en este aniversario. Sin embargo, viajó a Washington para acompañar al Presidente a la Cumbre de Seguridad Nuclear y para participar de la primera reunión ministerial de la Alianza para la Energía y el Clima en las Américas.

Es así como me ha tocado ser la primera autoridad del Ministerio de Energía en estar presente en esta celebración con todo el personal de la CCHEN. La creación de este Ministerio el primero de febrero, ha coincidido prácticamente con la instalación de la nueva administración. Enfrentamos pues,  la importante tarea de implementar la institucionalidad de la cartera.

En este contexto valoro la oportunidad de dirigirme a ustedes y establecer el marco de la relación que esperamos tener con esta institución, que para nosotros, tiene la máxima importancia. Queremos tener una relación cotidiana y cercana que nos permita  conocer en plenitud los aportes que la Comisión puede hacer al país y trabajar en conjunto para que este Ministerio ejerza plenamente el rol que nos corresponde respecto del diseño de la política pública en esta materia.

En primer lugar deseo destacar la historia de la CCHEN. Es indudable el aporte que ha significado para el desarrollo nacional en materia nuclear. De una parte ha permitido que Chile participe del dominio de un conocimiento avanzado como es la fisión nuclear, y desarrollar a partir de él, aplicaciones relevantes para nuestro país. Permítanme precisar algunos de los ámbitos, conocidos por ustedes, pero que nos parecen especialmente valiosos.

Un excelente  ejemplo del aporte de esta Comisión es el desarrollo de la medicina nuclear, que ha beneficiado y beneficia a cientos de miles de chilenas y chilenos y que ha permitido alcanzar los mejores estándares internacionales en este ámbito.

Pero, como saben, esto no es lo único. También nos parece importante destacar el uso de trazadores radioactivos en  la optimización de procesos productivos de la gran minería del cobre y en procesos industriales, agricultura, alimentación y medio ambiente.

Compartimos con ustedes  el  orgullo  por haber tenido la capacidad de desarrollar las etapas del ciclo de combustible que nos permite ser parte de un pequeño y selecto grupo de países con competencias certificadas internacionalmente para  construir elementos combustibles para reactores experimentales.

También son relevantes las líneas de investigación, por ejemplo,  sobre plasmas termonucleares y la capacidad de derivar de ellas posibles ámbitos de transferencia tecnológica en esta materia. 

A mi juicio, los ejemplos señalados  muestran con claridad que la actividad de la CCHEN debemos verla no sólo como una buena experiencia pasada. Hay aquí una oportunidad para el país que no podrá ser capturada si no resolvemos  juntos los desafíos que nos trae la necesidad de desarrollar nuestra institucionalidad energética y en particular, los desafíos que tiene la propia Comisión.

La decisión  del gobierno refrendada por el parlamento, de crear un Ministerio de Energía, obedeció de manera primordial a la necesidad de profundizar la capacidad  del país para desarrollar una mirada de largo plazo para el sector energético. 

Como saben, el diseño del nuevo Ministerio incluye, bajo su coordinación, servicios públicos y programas que se encontraban dispersos y dificultaban mantener una política coherente en materia energética.

La responsabilidad que este Ministerio ha asumido en relación al estudio de la opción núcleo eléctrica para Chile explica que la CCHEN haya pasado a relacionarse con la Presidencia a través de este ministerio.

Pero no queremos una relación formal y distante. En el contexto de esta nueva institucionalidad tenemos en conjunto el desafío de establecer una relación entre  la Comisión y nuestro Ministerio que sea eficiente,  productiva y que aporte valor al país. Para ello, trabajaremos juntos en precisar y potenciar los roles que a cada uno le corresponde jugar, según un enfoque actual de política pública. 

Nos toca como Ministerio ejercer en plenitud el rol de diseño de política pública, a los servicios ejecutar la política y finalmente, debemos desarrollar separadamente la capacidad reguladora y fiscalizadora  propia de la responsabilidad del ejecutivo.

Hemos definido como una prioridad de esta administración, completar este diseño institucional, no como el dibujo de un nuevo organigrama, sino que esencialmente, asegurando la capacidad  de cada institución de cumplir plenamente con los roles que les correspondan en el ámbito de la ejecución, regulación y fiscalización de las políticas relativas al desarrollo nuclear del país.

En este sentido nos parece de la mayor importancia apoyar el esfuerzo que está haciendo la CCHEN para  implementar una planificación estratégica, en la que sabemos han venido trabajando durante los últimos cuatro años.

Estamos conscientes del desafío que ese plan significa, y compartimos con ustedes la preocupación porque no quede guardado como una buena idea. Para que el plan de desarrollo sea exitoso cada integrante de esta Comisión debe hacerlo propio y usarlo como una orientación para su trabajo. Sabemos que este proceso requiere un liderazgo permanente del Consejo, de la Dirección Ejecutiva  y de la propia Asociación de Funcionarios, así como cultivar un ánimo de colaboración y confianza dentro de la Comisión.

Queremos remarcar la importancia que tiene para el país el avanzar en separar el rol de regulador de la promoción y operación de la infraestructura nuclear. Esto se base también  en los requerimientos internacionales y aporta a la confianza nacional en la impecabilidad de las operaciones nucleares.

Para nosotros el plan de desarrollo y su implantación representan un marco de referencia adecuado para avanzar en un proceso de fortalecimiento institucional. Valoramos  la decisión de profundizar el análisis del aporte que hace al país  cada una de las actividades de la CCHEN y la  disposición para evaluar la actual organización y sus competencias profesionales en relación a sus desafíos futuros.

Finalmente quiero referirme a un tema que ustedes conocen y que es relevante para el país: el estudio de la opción de generación núcleo-eléctrica.

Evaluar la incorporación de la energía nuclear a la matriz energética nacional es una responsabilidad de Estado, ya que su análisis es un proceso largo que involucra a varios gobiernos y generaciones de chilenos y que por tanto, requiere respaldo ciudadano. Para nosotros esta es  una tarea de la mayor complejidad e importancia para el futuro del país.

Hay una multiplicidad de factores involucrados, se necesita un debate nacional y debemos llevar a cabo este proceso en forma transparente y responsable. Ustedes mejor que nadie saben que una decisión apresurada es riesgosa y no es sustentable en el tiempo.

Debemos tener un conocimiento claro de lo que el país tiene como competencia instalada y cuáles son nuestras brechas. Para poder tomar una decisión informada necesitaremos el conocimiento adecuado, los especialistas, el marco regulatorio, y un debate nacional que no sea capturado por posiciones extremas. No nos sirve ni el “sí, hagámoslo ya”, ni el “no, por ningún motivo”.

¿Cuáles son las orientaciones que deben marcar este proceso?

En primer lugar, como ya lo mencioné, entender que estamos insertos en un ejercicio de política pública que tiene que ver con la diversificación de la matriz energética nacional, y no con la sola construcción de un reactor nuclear. Nuestro objetivo es tener una matriz lo más segura, eficiente y sustentable posible que apoye el desarrollo de Chile. Y este debe ser el marco del debate y de la decisión nacional.

En segundo lugar, tenemos una exigencia de transparencia, necesaria para la construcción de las confianzas. Pondremos a disposición de la ciudadanía los estudios realizados como parte de la evaluación y aportaremos al debate la información pertinente sobre las ventajas y los riesgos de esta opción.

En tercer lugar, hemos decidido trabajar en el marco de la estrategia propuesta por el Organismo Internacional de Energía Atómica. Esto no sólo permite contar con la experiencia y la cooperación del Organismo en nuestro proceso. También nos permite trabajar desde el inicio en un marco de confianza nacional e internacional en esta materia.

Finalmente, hemos decidido avanzar en el estudio de esta opción y en el acortamiento de las brechas aún cuando la decisión esté pendiente. Entendemos que hacerlo representa una inversión para el país independientemente de la decisión que finalmente se adopte en torno a incorporar o no la opción núcleo-eléctrica.

Es indudable que modernizar la institucionalidad reguladora y tener un mejor conocimiento geológico del territorio tiene beneficios para la identidad nacional, no sólo para asegurar la operación de nuestras eventuales instalaciones nucleares sino también para otras actividades. Se trata, en definitiva, de invertir para contar con una suerte de seguro energético de largo plazo.

Consideramos rentable desarrollar las capacidades para que el país esté listo, en  caso de que se decida contar con energía nuclear de potencia. Tendría importantes costos para Chile no estar listos a tiempo o intentar construir capacidades de manera apresurada.  

Estimados directivos  e integrantes de la CCHEN: Consideramos que hay un aporte insustituible en el trabajo coordinado que ya se viene haciendo en el proceso de autoevaluación de nuestras capacidades  y en general, en el soporte técnico que requeriremos para formular nuestras políticas. También necesitamos mantener los estándares de impecabilidad en la operación cotidiana propia de la Comisión. A nadie se le escapará que la calidad con que se trabaje  puede ser un activo o un pasivo en este proceso.

Vemos en la implementación exitosa del plan de desarrollo un vehículo importante para seguir fortaleciendo las cualidades que a esta Comisión le han permitido construir una identidad positiva en el plano internacional.

Felicidades a todos en su aniversario.
 

1 1 1 1 1 Califique este articulo 5.00 (1 Voto)