Inicio > Nucleoelectricidad > MÁS DE UN TRILLÓN DE EUROS COSTARÍA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN ALEMANIA

MÁS DE UN TRILLÓN DE EUROS COSTARÍA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN ALEMANIA

El plan de Alemania para transformar su sistema energético actual a uno dependiente de energía renovable y reducir gradualmente el uso de la energía nuclear se estima que puede costar más de 1 trillón de Euros, según lo declaró públicamente el ministro de medioambiente y energía Peter Altmaier. Además, se estima que 2/3 de las tarifas se debería al uso de energías renovables.

.

En una entrevista concedida al diario alemán Frankfurter Allgemeine, el ministro Altmaier afirmó que los costos de la reestructuración del sector energético alemán para finales del 2030 superaría el trillón de euros. Tan sólo las tarifas feed-in (FIT) – tarifa garantizada con sobre precio que se establece para apoyar la integración de las energías renovables - costarían alrededor de €680 billones (USD$910 billones) al 2020. Estas cifras podrían incrementar aún más si el precio de mercado de la electricidad disminuye, advierte Altmaier.

En respuesta a esto, Altaimer afirmó que junto con el Ministro de Economía Philipp Rösler están proponiendo reducir la FIT para las nuevas instalaciones, ahorrando con ello cerca de €200 billones (USD$268 billones) para los próximos 20 años. Mientras tanto, las propuestas para limitar el alza en los precios de la electricidad podrían ayudar a integrar las energías renovables de forma más rápida al mercado, según indicó.

“Tenemos quizá ahora la última gran oportunidad para crear las condiciones estructurales para el éxito. Esto significa que el programa de transición energética debe mantenerse económicamente viable y abordable”, dijo Altaimer.

La Energiewende, o transición energética alemana, fue introducida después de que el gobierno del país decidiera cerrar las plantas nucleares de manera progresiva, como reacción al accidente de Fukushima Daiichi en marzo del 2011. En ese momento, alrededor de una cuarta parte de la energía de Alemania era generada por 17 unidades nucleares. Ocho de estos reactores debieron ser apagados de forma inmediata, por órdenes del gobierno, mientras que los nueve reactores restantes deberán cerrar a más tardar el 2022. El país tiene la intención de establecer una participación de generación renovable en su matriz energética del 20% al 2020. Se espera que los combustibles fósiles cubran el 80% restante una vez que las unidades nucleares salgan de operación.

El cierre de miles de MW de capacidad nuclear y la intención de recurrir a las energías renovables también tendrá implicancias sobre la red de transmisión del país. Por ello, en mayo del 2012 se anunciaron planes para mejorar y ampliar la red, como apoyo al proceso de transición energética. Un estudio realizado por la Agencia Alemana de Energía (Dena) estimó que la expansión y reconstrucción que requieren las redes de distribución de energía eléctrica costaría al menos €27,5 billones (USD$35,8 billones) pudiendo llegar incluso hasta €42,5 billones (USD$55,4 billones).

Mientras tanto, las compañías alemanas aún buscan mediante las cortes de justicia revertir el cierre forzoso de sus plantas nucleares y como también revocar el impuesto sobre el combustible nuclear que les fue obligado en enero del 2011 - antes del cambio de política energética - como anticipación a la futura extensión de la vida útil de las plantas nucleares. Aunque el tiempo de vida de las plantas ha sido disminuido drásticamente, el impuesto sigue vigente.

Fte: World Nuclear News.


1 1 1 1 1 Califique este articulo 0.00 (0 Votos)