Inicio > Nucleoelectricidad > RETRASO EN REGULACIÓN INDUCE A DECISIÓN DE CIERRE EN SAN ONOFRE, CALIFORNIA

RETRASO EN REGULACIÓN INDUCE A DECISIÓN DE CIERRE EN SAN ONOFRE, CALIFORNIA

san onofre

Los dos reactores de la central nuclear de San Onofre en California han sido retirados debido a la larga e incierta regulación en torno a su vuelta a servicio.

.

"Hemos llegado a la conclusión de que la continua incertidumbre acerca de cuándo o si San Onofre pueda volver a entrar en servicio, no es buena para nuestros clientes, inversionistas o para la planificación de las necesidades de electricidad a largo plazo de nuestra región", señaló Ted Craver, presidente y CEO de Edison International - la empresa matriz de San Onofre, propietaria de Southern California Edison (SCE).

Los problemas de la planta comenzaron en enero de 2012 con una falla en uno de los dos nuevos generadores de vapor instalados como parte de un programa de actualización y modernización de la unidad 3. El reactor se apagó automáticamente cuando se detectó una cantidad menor de material radiactivo procedente de un tubo gastado en el generador de vapor, pero el hecho de haberse tratado de emisión de radiación condujo a la movilización de una campaña anti-nuclear contra la planta, contra su accionista mayoritario Southern California Edison (SCE), y contra Mitsubishi Heavy Industries, que suministró el componente defectuoso.

El problema con la unidad 3 se ve agravado por la interrupción en la unidad 2, la que no ha podido reiniciar de su etapa de mantenimiento ya que comparte el mismo diseño del generador de vapor, aunque se ha encontrado que el desgaste del tubo y los problemas de vibración son menos graves. SCE propuso reiniciar la unidad 2 a potencia reducida para proporcionar un margen de seguridad adicional para los generadores de vapor, pero hasta el momento los procesos de revisión de la Comisión Reguladora Nuclear (NRC) han tardado ocho meses sin llegar aún a ninguna conclusión.

SCE señaló que las decisiones del Departamento de Licencias y Seguridad Nuclear de la NRC han "creado más incertidumbre", y añadió que "los procesos administrativos adicionales y las apelaciones podrían derivar en un retraso de más de un año". Durante este tiempo, SCE tendría que comprar electricidad de reemplazo para sus clientes, así como mantener la planta en un estado de preparación para operar.

SCE advirtió que no puede permitirse el lujo de esperar el permiso para reiniciar la unidad 3 sin ingresos procedentes de la explotación de la unidad 2. Los reactores producen 1.080 MW y 1.070 MW, respectivamente, y tienen licencias para operar hasta el año 2022. Durante este período, estas unidades han evitado la emisión de más de 7 millones de toneladas de dióxido de carbono, en comparación con la generación a gas que la reemplazaría.

Alrededor de 900 puestos de trabajo se perderán con el cierre de las dos unidades, señaló SCE, a medida que se va disminuyendo la fuerza laboral, desde los 1500 originales. "Esta situación es muy lamentable. Este es un extraordinario equipo de hombres y mujeres. Los vamos a tratar de manera justa", dijo Pete Dietrich, jefe nuclear de SCE.

Una amplia región se verá afectada por un apretado equilibrio entre el suministro eléctrico y la demanda. "Gracias a la conservación de los consumidores, los programas de eficiencia energética y el verano moderado, esa región fue capaz de pasar el verano pasado sin cortes de electricidad. Esperamos el mismo resultado positivo este año, a pesar de las interrupciones de suministro, las altas temperaturas o incendios forestales que afectan a las líneas de transmisión pondrán a prueba el sistema ", dijo Ron Litzinger, presidente de SCE.

San Onofre es propiedad de SCE en 78%, 20% de San Diego Gas and Electric y 2% de la ciudad de Riverside.

Fuente: World Nuclear News

1 1 1 1 1 Califique este articulo 0.00 (0 Votos)