Inicio > Nucleoelectricidad > FUKUSHIMA: ¿MIEDO INFUNDADO A LA RADIACIÓN?

FUKUSHIMA: ¿MIEDO INFUNDADO A LA RADIACIÓN?

Fukushima

Expertos internacionales en protección radiológica han escrito mensajes al pueblo japonés para explicar los reales efectos en la salud provocados por el accidente de Fukushima.

.

Las cartas fueron publicadas en el sitio web del primer ministro Shinzo Abe y su gabinete y explican lo que se sabe sobre los efectos de la radiación en el cuerpo humano. Como comentarios particulares al “Grupo de expertos en Desastres Nucleares” del gobierno presentados entre fines de julio y finales de agosto de este año, ellos subrayan colectivamente que los efectos potenciales de la exposición a la radiación son mínimos en comparación con los efectos observables de la tensión y la estigmatización de los residentes de Fukushima.

"Es importante entender que el riesgo para la salud provocado por la radiación de Fukushima es insignificante, y que la preocupación excesiva sobre los posibles efectos de salud podría ser mucho peor que la propia radiación." Gerry Thomas, Imperial College, Londres.

Werner Burkart, profesor de biología de radiación de la Ludwig Maximilians Universität München comenzó su carta: "Casi dos años y medio desde que el evento del terremoto y el tsunami de marzo de 2011, es el momento de reflexionar sobre el sufrimiento, pero también de la capacidad de recuperación de los afectados y Japón en su conjunto, y para desarrollar visiones para un futuro sin temores y restricciones".

Abel González de Argentina, quien ha servido durante muchos años en el Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), explicó su conclusión de que "no se prevén incrementos perceptibles en la incidencia de efectos en la salud relacionados con la radiación entre los miembros expuestos del público ni de sus descendientes." El representante Estados Unidos de UNSCEAR, Fred Mettler, señaló que el temor a los efectos sobre las generaciones futuras era infundado: "Debes asegurarte de que muchos estudios científicos han demostrado que esto no parece suceder en los seres humanos."

Gerry Thomas, del Imperial College de Londres, dijo: "Tenemos un montón de información de estudios en los que altas dosis de radiación han sido usadas para tratar el cáncer, pero hemos encontrado que las dosis más baja de radiación con las que podemos ver efectos en la salud por exposición a la radiación, como el aumento en la incidencia de cáncer, es de 100 miliSievert". En contraste, el UNSCEAR espera que ningún habitante de la prefectura de Fukushima estaría expuesto a más de 10 milisieverts durante toda su vida. González señaló: "Incluso las personas cercanas a la central dañada recibieron dosis bajas de radiación que se podría esperar tengan efectos a la salud no perceptibles."

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) remitirá un informe, en base a información más precisa sobre los movimientos reales de la población en el momento del accidente. Esto revelaría una exposición a la radiación aún menor, de acuerdo con González, en comparación con las estimaciones anteriores y dijo que estaba "fundada conservadoramente en el modelo de estimaciones basadas en hipótesis de condiciones altas de exposición."

También citando a UNSCEAR, Thomas explicó que "los peores efectos en la salud de Chernobyl vinieron del miedo a lo que la radiación podría hacer, en lugar de efectos de la radiación efectivamente causados. Preocuparse por lo que pueda pasar puede tener un efecto muy negativo en la calidad de vida, y puede conducir a enfermedades relacionadas con el estrés. Toda la evidencia científica sugiere es probable que nadie que sufra daños por la radiación de Fukushima en sí misma, pero la  preocupación por lo que podría pasar podría causar problemas psicológicos significativos".

"Por tanto, es importante entender que el riesgo para la salud de la radiación de Fukushima es insignificante, y que la preocupación excesiva sobre los posibles efectos de salud podría ser mucho peor que la radiación", dijo Thomas en su carta abierta.

Recuperación
 
Los principales efectos de la radiación han estado en la evacuación de personas de sus hogares cerca de la antigua central eléctrica, y en la prohibición de determinadas actividades agrícolas y pesqueras en la zona. Ambas han tenido un grave efecto sobre la vida muchas personas y el sustento de sus familias. Japón está decidido a descontaminar un área amplia antes que las ciudades puedan retornar a su actividad normal, y se está avanzando lentamente.

El ruso Mikhail Balonov, que trabajó para proteger al público de la radiactividad liberada por el accidente de Chernobyl, elogió el programa de descontaminación de Japón. "Por medio de un equipo especial de descontaminación", señaló, "se lavaron las superficies de asfalto y concreto, el suelo fue removido alrededor de los edificios públicos, viviendas, calles y plazas. Según nuestra evaluación de la dosis, una vez que se complete la recuperación de la zona, las personas que retornen no estarán expuestas a ningún riesgo de radiación de relevancia. Así la radiación irá disminuyendo poco a poco y la vida en las zonas afectadas de Japón volverá a la normalidad".

Balonov concluyó: "Sólo una política de información abierta sobre el nivel de los efectos, medios de comunicación y la comunidad científica creará la confianza necesaria para sanar y evitar los efectos socioeconómicos negativos de la ansiedad y el miedo injustificado."

La publicación de las cartas de los expertos coincide con un período de intenso escrutinio y preocupación pública mundial sobre las cuestiones operativas y la contaminación en el sitio de Fukushima.

Fuente: World Nuclear News Nuclear

1 1 1 1 1 Califique este articulo 5.00 (3 Votos)