Inicio > NOTICIAS > Noticias 2014 > EL LEGADO DE CURIE…

EL LEGADO DE CURIE…

Marie Curie

En la segunda mitad del siglo IV dc, nacía Hipatía de Alejandría, filósofa neoplatónica destacada en matemática y astronomía, tal vez la primera mujer que en la historia de la humanidad se destacó en el ámbito de la generación de conocimiento científico; Hipatia, víctima de la intolerancia religiosa, sobrepasó en sabiduría y conocimiento a muchos de sus colegas contemporáneos masculinos.

.

Debieron transcurrir alrededor de 15 centurias para que surgiese otra Hipatia, esta vez nace, un 7 de noviembre de 1867, en la actual Polonia y muy al norte de la Alejandría egipcia. Su nombre era Maria Sklodowska, mundialmente conocida como Marie Curie; mujer destacada por sus estudios sobre las radiaciones, primera persona y mujer con dos premios nobel, y también primera mujer académica en la Universidad de París luego de su fundación en el siglo XII.

Con 26 años Marie Curie es reconocida como licenciada en Física, al año siguiente culmina la licenciatura en matemática y a los 28 se deslumbra con el descubrimiento de los rayos X, hecho realizado por Wilhelm Röntgen quién comienza a escudriñar estos rayos incógnitos que, posteriormente se sabe, daban cuenta de la radiación electromagnética emanada del juego de los electrones en los orbitales atómicos. Gracias a la formulación del modelo atómico de Bohr – Niels Bohr, a quién también conmemoramos este mes, falleció el 18 de noviembre de 1962 – se pudo comprender la naturaleza de estos rayos y cómo se relacionaban con cada elemento de la tabla periódica y de sus respectivos orbitales electrónicos. En un pequeño lapso de tiempo se descubre que estos rayos X pueden ser generados artificialmente desacelerando electrones en un blanco de manera que la perdida de energía cinética se convierte en energía radiante, de naturaleza electromagnética, que viaja a la velocidad de la luz y es capaz de impresionar una película. Esto último ha permitido el uso de variados dispositivos portátiles, y otros no tanto, que son ampliamente utilizados tanto para inspecciones de diagnóstico en medicina como en la industria. Marie Curie fue la pionera en el uso de esta técnica de diagnóstico durante “la gran guerra” (1914–1918); junto a su hija realizaron cientos de diagnósticos radiológicos a soldados franceses en el primer Servicio Radiológico del mundo, que funcionaba en un camión acondicionado especialmente y que ella misma conducía. Su iniciativa fue creciendo en el tiempo, aunque sin no pocas dificultades, siendo conocidos sus servicios móviles de radiología como los “Petit Curie”.

Casi un poco más de una década después de haberse titulado en Física y Matemáticas, Marie Curie obtiene su doctorado; su tesis versaba sobre las “Investigaciones acerca de las sustancias radiactivas”; casi en la misma época en que Röntgen descubre los rayos X, otro científico, Henri Becquerel, descubre otro tipo de radiaciones, más energéticas, pero que son de naturaleza nuclear. Marie Curie se dedicó a estudiar estas radiaciones, abriendo una puerta hacia un campo extensísimo de aplicaciones que, al día de hoy, se observan en la medicina nuclear para el diagnóstico y tratamiento de cáncer, estudios sobre inocuidad alimentaria y agricultura, esterilización y disminución de carga bacteriana en numerosos productos y elementos, y aplicaciones diversas en la industria y minería.

Desde nuestra vereda en la CCHEN somos testigos del legado de Curie, no sólo desde las aplicaciones nucleares, si no a través de nuestras compañeras de trabajo, mujeres, que aún siendo pocas, saben abrirse camino en un mundo mayoritariamente masculino, operando un reactor nuclear, un ciclotrón, y liderando la producción de radiofármacos y proyectos de investigación, gracias Marie.

Por Dr. Marcelo Zambra
Jefe Departamento de Aplicaciones Nucleares CCHEN

1 1 1 1 1 Califique este articulo 5.00 (1 Voto)