Inicio > NOTICIAS > Noticias 2014 > CUBEPRO ABIERTO: EL ACTUAR RESPONSABLE DETRÁS DE LOS BENEFICIOS

CUBEPRO ABIERTO: EL ACTUAR RESPONSABLE DETRÁS DE LOS BENEFICIOS

Un nuevo Curso de Protección Radiológica tuvo lugar en la Comisión Chilena de Energía Nuclear, el taller, en su modalidad CUBEPRO abierto, reunió a profesionales de sectores de la salud, minería e industria, de los ámbitos públicos y privado.

cubepro
El diagnóstico de enfermedades, la construcción de edificios, las mejoras en la producción minera, la inocuidad alimentaria y el cuidado de los suelos son sólo algunos de los beneficios de las aplicaciones de la energía nuclear, pero existe un beneficio tanto o más importante que estos, y es la protección radiológica.

.

Para que toda la contribución de las aplicaciones nucleares se realicen de forma responsable y efectiva, la CCHEN realiza cursos de protección radiológica a lo largo del país para distintas entidades, cumpliendo con su compromiso de promover una cultura de seguridad “Está destinado a profesionales que trabajan en distintas áreas del quehacer productivo del país, por esta razón se llama un curso abierto, porque esta abierto a la comunidad del sector productivo”, explica el encargado de los cursos de protección radiológica de la CCHEN, Erick Herrera.

El mapa nacional de instalaciones radiológicas es tan amplio como sus contribuciones, es por esto que aquellos beneficios de la energía ionizante, ligados a la salud, industria, medio ambiente, construcción y alimentación deben ir acompañados de un actuar responsable. De este modo la CCHEN expande su misión hacia los explotadores de fuentes a lo largo de Chile, asegurando que los beneficios de las aplicaciones pacíficas de la energía nuclear, se realizan de modo efectivo, seguro y confiable.
Así lo establece la norma, la gente que realiza estas tareas debe cumplir requisitos mínimos para realizar estas tareas, como contar con una licencia que les permita operar con elementos radiactivos o con equipos o fuentes emisoras de radiaciones ionizantes, por lo tanto requieren de un curso de protección radiológica para trabajar específicamente en estas áreas”, asegura el profesional de la CCHEN.

El curso abarca clases teóricas y prácticas que van desde los conceptos básicos de la energía nuclear, hasta los aspectos legales que involucran a los operadores de instalaciones radiactivas de segunda y tercera categoría, siendo los primeros, laboratorios que emiten menor radiación (como los de rayos X para diagnósticos médico y dental) y los segundos, equipos sellados de uso industrial (como pesómetros y densitómetros).

VideoNoticia

 

1 1 1 1 1 Califique este articulo 0.00 (0 Votos)