“La Cultura de Seguridad en las organizaciones que realizan actividades con fuentes de radiación es el conjunto de características y actitudes en las organizaciones, sus directivos y trabajadores que aseguran que, como prioridad absoluta, las cuestiones de seguridad reciben la atención que merecen por su importancia”.

Foro Iberoamericano de Organismos Reguladores Radiológicos y Nucleares
Proyecto “Cultura de Seguridad en las organizaciones, instalaciones y actividades con fuentes de radiación ionizante” (Julio 2015)

Conviene destacar que la Cultura de Seguridad:

  • Abarca tanto el componente individual (directivos y trabajadores) como el componente colectivo (organización) en su relación con la seguridad;
  • Se basa en la características y las actitudes que incluyen tanto el entorno de seguridad creado en la organización, como la actitud de los individuos para responder y beneficiarse de ese entorno a favor de la seguridad;
  • Establece el carácter absoluto de la prioridad de la seguridad con respecto a otros intereses y objetivos que pueda tener la organización o sus directivos y trabajadores; y
  • Abarca tanto los aspectos de la protección y la seguridad radiológica como de la seguridad física de las fuentes de radiación.

Pilares básicos de la Cultura de Seguridad en las organizaciones que realizan actividades con fuentes de radiación

Existen diferentes marcos conceptuales o enfoques sobre los aspectos que deben caracterizar la Cultura de Seguridad en una actividad con riesgos. Las diferencias son tanto por la cantidad de aspectos que deben considerarse, como por su denominación, descripción o la importancia que se le otorga a cada uno de ellos.

En el campo nuclear son reconocidos los enfoques desarrollados por el OIEA [37], el Instituto de Operaciones Nucleoenergéticas (INPO) [38], [39], y la Comisión Reguladora Nuclear de los EE.UU. [34], entre otros, que emplean términos, tales como características, principios, atributos o rasgos de la Cultura de Seguridad y que varían en cantidad de un enfoque a otro. 

Estos 10 pilares básicos son:

Pilares cultura en seguridad

1. PRIORIDAD DE LA SEGURIDAD

La seguridad es considerada siempre una prioridad en la actuación de las organizaciones que realizan actividades con fuentes de radiación, sus directivos y trabajadores, que no debe ser subordinada a otros intereses relacionados con costos, plazos, contratos, asuntos comerciales, productivos, de servicios u otro tipo que puedan erosionar la protección radiológica de las personas o el medio ambiente.

2. LIDERAZGO Y COMPROMISO VISIBLES DE LA ALTA DIRECCIÓN CON LA SEGURIDAD

El liderazgo y el compromiso de la Alta Dirección con la seguridad son visibles, permanentes y reconocidos por ésta como elementos claves para la promoción y el desarrollo de la Cultura de Seguridad sólida dentro de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación.

3. IDENTIFICACIÓN Y SOLUCIÓN OPORTUNA DE LOS PROBLEMAS DE SEGURIDAD

Las cuestiones con impacto potencial sobre la seguridad son rápidamente identificadas, integralmente evaluadas e inmediatamente atendidas y resueltas en la organización que realiza actividades con fuentes de radiación.

4. ENFOQUE PERMANENTE EN LA SEGURIDAD

Los procesos de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación son planificados, controlados y modificados, cuando corresponde, asegurando que se mantienen los niveles de seguridad requeridos.

5. RESPONSABILIDAD, INVOLUCRAMIENTO Y COMPORTAMIENTO INDIVIDUAL CON RESPECTO A LA SEGURIDAD

La seguridad es reconocida dentro de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación como una responsabilidad de todo el personal, con un enfoque permanente hacia la optimización de la protección radiológica y la prevención de accidentes radiológicos o de la pérdida de control físico de fuentes, promoviéndose el involucramiento activo del personal en los asuntos de seguridad.

6. COMUNICACIÓN EFECTIVA SOBRE SEGURIDAD

Existe una cultura de comunicación que favorece el flujo permanente y amplio de información sobre cuestiones de seguridad entre todos los niveles y los trabajadores de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación.

7. REPORTE LIBRE SOBRE SEGURIDAD

Existe una cultura de reportar dentro de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación que asegura que el personal pueda expresar preocupaciones de seguridad, notificar cualquier fallo, error humano, incidente o cuasi-accidente, sin temor a represalias o intimidaciones.

8. TRATAMIENTO JUSTO DE LOS COMPORTAMIENTOS INDIVIDUALES SOBRE SEGURIDAD

Dentro de la organización que realiza actividades con fuentes de radiación prevalece una cultura justa en el análisis e investigación de accidentes, incidentes, cuasi-accidentes, así como actos, condiciones y comportamientos inseguros, enfocándose en la identificación de las causas organizacionales o sistémicas que los hicieron posibles y no en la búsqueda de culpables.

9. APRENDIZAJE ORGANIZACIONAL CONTINUO SOBRE SEGURIDAD

La organización que realiza actividades con fuentes de radiación posee una cultura por aprender, basada en la asimilación de las lecciones identificadas y aprendidas de incidentes y accidentes ocurridos, así como en la comparación con sus pares y en la incorporación de las mejores prácticas, en busca del mejoramiento continuo de la seguridad en la organización.

10. AMBIENTE DE CONFIANZA Y COLABORACIÓN EN SEGURIDAD

La organización que realiza actividades con fuentes de radiación ha creado un ambiente de colaboración entre sus diferentes áreas y entre el personal, que está basado en el respeto y la confianza mutua en beneficio de la seguridad.